La creatividad y los jóvenes arquitectos

Image

La habilidad de crear es una de nuestras grandes características. El encuentro entre la creatividad y la arquitectura ha sido uno de los acontecimientos más afortunados en la  historia de los seres humanos. Desde las primeras y más sencillas chozas hasta los modernos rascacielos, ha ocurrido una cadena ininterrumpida de ideas brillantes que han llevado a la arquitectura hasta el límite de la envolvente. Un pensador (arquitecto) recoge la lanza (pensamiento) previamente arrojada por otro, para enviarla hacia adelante.

El estudio del desarrollo de la creatividad –dicen los expertos– está muy lejos de terminarse. Pero hay un concenso: La originalidad no es un regalo de las musas. Se puede desarrollar internamente a través de un entrenamiento constante y entusiasta.

No todos los jóvenes arquitectos llegarán a la categoría de genios, pero sí podrán incrementar sus habilidades creativas a través de ciertos ejercicios, actitudes y ambientes.

Algunas actividades son bastante sencillas, como observar el mundo que nos rodea y, posteriormente, mostrar el valor para romper con las ideas preconcebidas que teníamos sobre él, empezando por la creencia tan extendida de que sólo algunos arquitectos súper dotadas o genios, han aportado pensamientos creativos a nuestra disciplina.

Todo lo contrario: ¡el pensamiento arquitectónico – creativo es el que norma la actitud de los diseñadores de espacios urbano arquitectónicos y se encuentra en casi todas las actividades mentales que se realizan durante la creación de un proyecto ejecutivo y en las físicas que se realizan durante la construcción, puesta en marcha y mantenimiento del edificio!

El objeto de esta bitácora digital es el de ofrecer –semanalmente– lecturas y actividades que inciten a desarrollar el pensamiento creativo de los estudiantes de la arquitectura de la Universidad Marista, a través de una plataforma multimedia.